A mi la muerte me pela los dientes

Madre solo hay una y como yo ninguna.
25 septiembre, 2014
La vida se lee
26 septiembre, 2014

Es un pretexto para compartir el dolor de una pérdida, la muerte de un ser querido y ofrecer una perspectiva diferente de cómo enfrentar a la muerte.

Más que un montaje escénico, el suyo es un pretexto para compartir el dolor de una pérdida, la muerte de un ser querido y ofrecer una perspectiva diferente de cómo enfrentar a la muerte. No, no crea usted que Susana Alexander nos hará pasar un mal momento, al contrario, la suya es una voz que acaricia, que abraza, que acompaña.

Sus ojos claros se abren expresivos, su gesto histriónico despierta la emoción, su palabra se abre paso hasta encontrar respuesta en el otro, en quien le observa, en quien le escucha.

Es Susana Alexander, la actriz, la mujer, el generoso ser humano que encuentra en la poesía, la prosa, el cuento y las anécdotas personales, una forma de construir puentes hacia las historias donde la vida de los seres amados se extingue.

“A MÍ LA MUERTE ME PELA LOS DIENTES” es el nombre de su espectáculo, de su propuesta humana, porque más que un montaje escénico, el suyo es un pretexto para compartir el dolor de una pérdida, la muerte de un ser querido y ofrecer una perspectiva diferente de cómo enfrentar a la muerte.

No, no crea usted que Susana Alexander nos hará pasar un mal momento, al contrario, la suya es una voz que acaricia, que abraza, que acompaña. Usted conoce su estilo y sabe que al verla en el escenario, la luz en cenital tendrá el poder de iluminarnos por dentro durante 75 minutos.

“Claro que hay un toque de solemnidad -advierte la actriz-, pero ello se debe al respeto que le tengo a la muerte, y a mi público, pero en “A Mí LA MUERTE ME PELA LOS DIENTES” hay también humorismo, alegría”.

Se aborda el tema con un toque humano, se ofrece mirar a la muerte como parte de la vida, de una vida alegre, divertida y excepcional. A lo largo de la presentación Susana Alexander va intercalando pequeñas escenas de la obra de teatro La muerte irredenta (espectáculo presentado por ella hace algunos años) con algunos textos de poetas contemporáneos, algunos autores anónimos y otros tan conocidos como Santa Teresa de Jesús, Jorge Manrique, Pedro Garfias, Jaime Sabines, Elías Nandino, Javier Villaurrutia; y remata con corridos mexicanos.

Dispuesta siempre a hacer de la palabra una pirotecnia significante, Susana Alexander adopta un tono convincente
al decir: “Denme la oportunidad de mostrarles a la muerte como algo divertido, de ofrecerles otro cristal para ver a través de él y de ser una opción diferente a la del comediante.”

Hay un guiño cómplice en su invitación, así que si usted está dispuesto a dejarse llevar por el poder de la palabra, no puede dejar de verlo y conocer la presentación de esta singular y siempre sorprendente actriz.

Descarga la Ficha Técnica

Descargar PDF